La Estación 1906 · Tacoronte | La Junta de Beneficencia
876
page,page-id-876,page-child,parent-pageid-1349,page-template-default,qode-core-1.0,,pitch-ver-1.5, vertical_menu_with_scroll,grid_1300,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive,animsition
 

La Junta de Beneficencia

Historia y origen de la salud pública en Tacoronte

En 1853 la superioridad manda crear la Junta de Beneficencia en Tacoronte, con objeto de establecer en el pueblo un hospital o hijuela de la Cuna de Expósitos. La junta se formaría por el alcalde, el cura, dos regidores, 4 mayores contribuyentes, un médico si lo hay, y en su defecto un practicante, si lo hay.

La junta informará sobre las enfermedades que a su entender fueran las más frecuentes en el pueblo, sobre los medios de asistencia que se emplean para curar a los enfermos pobres, si perecen por tal abandono, si existe cuna de expósitos.

Pero Tacoronte no halla medios para sostener el pretendido establecimiento. Son muchos gastos que no puede sufragar para solo un corto número de enfermos. El pueblo atraviesa malos momentos por la pérdida considerable de las principales cosechas.

Agricultores en la labores de trilla. Calle de El Calvario con las dos Alhóndigas y El Calvario al fondo. Finales del siglo XIX. Fotografía cedida por el Centro dela Fotografía del Cabildo Insular de Tenerife

Agricultores en la labores de trilla. Calle de El Calvario con las dos Alhóndigas y El Calvario al fondo. Finales del siglo XIX. Fotografía cedida por el Centro dela Fotografía del Cabildo Insular de Tenerife

Se dieron varias reuniones sobre este tema y el Ayuntamiento informó que las enfermedades más frecuentes eran algunas biliosas ligeras, que el medio para curar a enfermos pobres es el auxilio de los vecinos que siempre han colaborado, que el número anual de enfermos de esta clase podrá ascender entre 6 y 10 que no fallecen por abandono y que nunca han sido conducidos a ningún hospital, pues de 10 en 10 años se da el caso de que acudan a La Laguna una o dos personas por ataque de enfermedad venérea, y que los niños expósitos recién nacidos se llevan a La Laguna. Se añade que no existen medios facultativos ni practicantes, pero sí está Mariano Salazar, que se dedica gratuitamente a curar a toda clase de personas, y Antonio Solís que ejerce la facultad de sangrador.

Desde hace 7 años muchos han emigrado por las calamidades de las cosechas, en una época aciaga con problemas en la agricultura, con incidencia en la papa, esencial para la alimentación. Incluso se pide rebaja de las contribuciones por la situación calamitosa, pero no se concede.

Te puede interesar

Siglo XV al XIX

Siglo XV al XIX

Seguir Leyendo

Siglo XX

Siglo XX

Seguir Leyendo

Tacoronte en la actualidad

Tacoronte en la actualidad

Seguir Leyendo

Una exposición para una botica centenaria

Una exposición para una botica centenaria

Seguir Leyendo

Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies

ACEPTAR